#Aitor Egurrola, la amargura de un ganador #noticias #2022

#Aitor Egurrola, la amargura de un ganador #noticias #2022

Aitor Egurrola, el deportista más laureado de la historia del FC Barcelona, ganador de 78 títulos en 24 años, no ha tenido precisamente la despedida soñada y merecida del Palau Blaugrana. El equipo azulgrana de hockey patines perdió el pasado martes el quinto y decisivo partido del play-off de semifinales contra el Reus Deportiu por 3-4 y su guardameta no podrá concluir su brillante carrera con un título más de la renovada OK Liga. El Pulpo, el apodo con el que era conocido popularmente, se retiró emocionado, entre lágrimas, homenajeado por el pasillo que formaron los jugadores de los dos equipos y el aplauso unánime de los aficionados reunidos en el Palau.

No ha sido la mejor temporada para Egurrola, que se inició en el Castelldefels, llegó al Barça en 1995 procedente del Horta, debutó en el primer equipo en 1998 con un empate en la pista del Liceo y se va a los 41 años, después de ganar 11 Euroligas, 21 Ligas, 12 Copas y 11 Continentales, capitán desde 2012 cuando heredó el brazalete de Beto Borregán. Al portero internacional, que ganó dos Europeos (2002 y 2004) y fue medalla de plata en el Mundial-2015, le hubiera gustado continuar una temporada más -renovaba año a año-, pero el club le dijo que no y optó por retirarse: “Si no hubiera estado aquí, no habría ganado tanto”, zanjó Egurrola en el acto de despedida celebrado en marzo en el Auditori 1899.

La figura de Egurrola, sucesor de metas históricos como Carles Folguera y Carlos Trullols y competidor con el también internacional Sergi Fernández, será siempre recordada porque su camiseta se retirará y colgará en el Palau. Todavía hoy ostenta el récord de imbatibilidad en la Liga con 230 minutos y 38 segundos, titular en el partido contra el Reus hasta que fue sustituido en la última falta directa por Fernández. El Barça perdió después de ocho títulos seguidos de Liga y su botín quedó reducido a la Copa y la Liga Catalana. “Nunca conté los trofeos”, afirmó en una entrevista a El País. “Me gusta el juego y entrar con una sonrisa en el vestuario; mi segunda casa es el Palau.”

Egurrola se distinguía por su tranquilidad, la calidad y la madurez, los tres calificativos que le dedicó Carlos Figueroa, su primer entrenador en el Barça. “Tengo 16 apellidos vascos. Mis padres son de allí y se trasladaron por una cuestión laboral y, aunque yo nací en Barcelona, nadie de mi familia había practicado el hockey patines. Empecé con cinco años en la escuela”, recordaba en la misma entrevista, sabedor ya de que sería el deportista más laureado del Barcelona por delante de Sergi Panadero (72), David Barrufet (71), Víctor Tomás (69) y Raúl Entrerríos (56). El hockey y el balonmano son históricamente las secciones más ganadoras del Palau Blaugrana.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

#Aitor Egurrola, la amargura de un ganador #noticias #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*