#Alerta en Jerusalén ante la marcha de miles de radicales israelíes por el barrio árabe #noticias #2022

#Alerta en Jerusalén ante la marcha de miles de radicales israelíes por el barrio árabe #noticias #2022

Manifestantes judíos, este domingo en la Ciudad Vieja de Jerusalén.AMMAR AWAD (REUTERS)

Las fuerzas de seguridad israelíes se encuentran en estado de alerta máxima en Jerusalén ante la marcha prevista este domingo de decenas de miles de judíos ultranacionalistas por el barrio musulmán de la Ciudad Vieja, que acoge los santos lugares del judaísmo, el cristianismo y el islam. El multitudinario desfile con banderas israelíes, que conmemora cada año la toma de Jerusalén Este por el ejército en la Guerra de los Seis Días de 1967 para conformar la capital única de Israel, es visto como una provocación por los palestinos, que aspiran a que esa parte de la Ciudad Santa sea la capital de su futuro Estado.

La policía ha desplegado en el centro de Jerusalén más de 3.000 agentes y ha movilizado batallones de refuerzo con centenares de policías de fronteras y reservistas de ese cuerpo militarizado. Las Fuerzas Armadas han situado en torno a la ciudad baterías del escudo antimisiles Cúpula de Hierro ante la amenaza de Hamás de lanzar represalias si los manifestantes radicales irrumpen en la mezquita de Al Aqsa, tercer lugar sagrado del islam. Hace un año, la milicia del movimiento islamista disparó una andanada de cohetes desde la franja de Gaza en dirección a Jerusalén, una acción armada que desencadenó una guerra abierta que se prolongó durante 11 días en el enclave costero y en la que murieron más de 260 palestinos, entre ellos 67 niños, así como 13 personas en territorio de Israel.

Los primeros incidentes han estallado en la madrugada de este domingo, tras el primer rezo del día, cuando decenas de jóvenes palestinos han lanzado piedras y petardos contra centenares de israelíes que visitaban la Explanada de las Mezquitas mientras ondeaban banderas israelíes, escoltados por un amplio contingente policial. Los palestinos se atrincheraron en el interior de la mezquita de Al Aqsa, cuyas puertas fueron bloqueadas por las fuerzas de seguridad.

El primer ministro israelí, el ultranacionalista Naftali Bennett, ha autorizado el recorrido de la marcha hasta el Muro de las Lamentaciones (principal lugar de culto del judaísmo, situado al pie de la Explanada de las Mezquitas) a través de la Puerta de Damasco, principal acceso al barrio árabe en el recinto amurallado de la Ciudad Antigua, a pesar de las advertencias de Estados Unidos y de países europeos y árabes. “La Marcha de las Banderas seguirá su curso habitual, como ha ocurrido desde hace décadas”, informó el viernes el gabinete personal del jefe de Gobierno en un comunicado, en el que también se anunció que las visitas de israelíes al Monte del Templo (la Explanada de las Mezquitas según la tradición judía) no se iban a ver restringidas.

El líder de Hamás, Ismail Haniya, ha llamado a los palestinos de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este y a los que viven en Israel (un 20% de la población) a permanecer “en estado de alerta máxima” y “alzarse en defensa de Al Aqsa” tras los incidentes que se registraron en la Ciudad Vieja en abril durante el mes sagrado musulmán de Ramadán. El gabinete del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, también decretó una alerta ante la marcha de decenas de miles de radicales israelíes.

Algunos socios de la coalición gubernamental israelí, que incluye desde ultraconservadores a la izquierda pacifista y un partido árabe, han expresado su preocupación ante el riesgo de que la Marcha de las Banderas reavive la tensión un año después del último conflicto con los palestinos en Gaza. Por ello han reclamado que se desvíe su recorrido. Durante el desfile cierran los comercios y locales por donde pasan los manifestantes, entre los que resulta habitual escuchar consignas como: “¡Muerte a los árabes!”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Hace dos semanas, los funerales en Jerusalén de la periodista palestina Shireen Abu Akleh, muerta por un disparo durante una intervención militar israelí en Cisjordania, se vieron alterados por una violenta carga de las fuerzas de seguridad contra el cortejo fúnebre. Desde entonces la tensión ha estado latente en la Ciudad Santa.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

#Alerta en Jerusalén ante la marcha de miles de radicales israelíes por el barrio árabe #noticias #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*