#Carlos Moyà: “Nadal espera volver a París” #noticias #2022

#Carlos Moyà: “Nadal espera volver a París” #noticias #2022

Cae el sol con fuerza en París y a eso de las doce, Rafael Nadal accede a la pista 26 del Club Jean Bouin, a 100 metros escasos del recinto de Roland Garros, portando un bolso y el raquetero para ultimar el asalto a la semifinal de hoy (14.45, Eurosport) contra el alemán Alexander Zverev. Da los buenos días a los tres enviados especiales que asisten al inicio del entrenamiento y a continuación empieza a pelotear con Carlos Moyà, que previamente ha analizado el enigmático presente de su jugador: el pie, el dolor, el porvenir. La duda, sí, pero ahora mismo, solo un objetivo: Zverev. Transcurre la mañana en familia.

Desde el vallado contemplan la sesión su padre, Sebastià, y sus tíos Miguel Ángel y Rafael. Desde un segundo plano supervisan el preparador Francis Roig y Marc López, que después interviene en los intercambios, y desde lo alto del Hotel Molitor y el enrejado que delimita el recinto graban como pueden un grupo de curiosos. El médico Ángel Ruiz Cotorro charla con el agente Carlos Costa y en un momento dado, el fisioterapeuta del tenista, Rafael Maymò, Titín para Nadal, cuenta un chascarrillo: “La abuela de Rafa le llama y le pregunta qué pasa, porque dice que ha leído en los periódicos que lo deja…”.

El campeón de 21 grandes, sin embargo, sacude con fuerza a la bola durante el ejercicio matinal y pelea con todo por seguir enganchado a su deporte. “Rafa va bien, la verdad. Ha ganado cinco partidos y está en las semifinales. Y ya visteis lo que hizo contra Djokovic… Estamos muy contentos”, introduce Moyà, al que no le extraña el salto de nivel, ahora que ha llegado el momento de la verdad. “A los que estamos cerca de él, creo que nos sorprende menos porque nuestras expectativas son siempre muy altas. Siempre sabemos que puede dar lo que está dando. Es cierto que ha sido una gira atípica, pero bueno, es Rafa Nadal, Roland Garros. Sabemos lo que hay”, sigue.

Pero, ¿cómo demonios ha conseguido el balear, hoy 36 años, disparar su tenis de esa manera, después de casi dos meses de ausencia y dudas, de ese feo episodio de Roma con el pie a las puertas del grande francés?

A los que estamos cerca, esto que ha hecho nos sorprende menos. Sabemos lo que puede dar

“Es que estos grandes jugadores dependen mucho de la exigencia a la que son sometidos”, razona el técnico, en referencia a la progresión en las primeras rondas del torneo ante Thompson, Moutet, Van de Zadnschulp y Aliassime, y el gigantesco salto que dio contra el número uno en los cuartos; “a veces responden, casi siempre, y otras veces no, pero lo que le ha llevado hasta aquí es que ha dado lo mejor de sí en los momentos que importan y ante exigencias muy altas. Es verdad que no había ofrecido este nivel todavía en la gira de tierra y que la preparación en Madrid [tres] y Roma [dos] fue mínima, pero aquí ha tenido más tiempo y a la que ha podido tener partidos y continuidad, la respuesta ha sido muy buena”.

Nadal, en el partido del martes contra Djokovic.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

Al margen del pie, noticia a lo largo del último mes, el físico de Nadal ha respondido estos días parisinos. Sorteó los tres primeros cruces con holgura, aunque después Aliassime (4h 20m) y Djokovic (4h 20m) le exigieron un plus. “Está claro que en un partido contra Djokovic no vas a poder dominar siempre”, puntualiza Moyà. “Pero físicamente, Rafa está respondiendo muy bien y aguantando; eso quizá si que nos sorprende un poco más que el nivel tenístico”, agrega el mallorquín, de 45 años, ex número uno y campeón de Roland Garros en 1998.

A él, las lesiones le obligaron a sellar su carrera con 32 años. Ahora, las declaraciones de su jugador han sembrado la inquietud. “Viene de una época complicada, difícil, y en ciertos momentos es normal que diga lo que ha dicho. Pero bueno, yo ya dije que dudaba que el de Djokovic iba a ser su último partido en Roland Garros, y no me he equivocado. Esperamos volver aquí más años”, prorroga Moyà, mientras crece la presencia de testigos en el entrenamiento y Nadal insta a López, junto al que conquistó el oro en los Juegos de 2016, a restar otro saque: “¡Ahí va, Bulet! (Bolita, como le apodan al nuevo miembro del equipo)”.

¿Euforia? Sabemos muy bien dónde estamos y creíamos mucho en esto. No se ha ganado nada

Confía plenamente el entrenador en que “el pie aguantará hasta el final del torneo”, y apunta que en no pocas ocasiones, el problema pesa y llegan los “momentos de debilidad”. Emplea el plural mayestático, pero corrige y matiza: “Está claro que el más afectado es él. Convivimos con ello y lo llevamos de la mejor manera posible, y nos afecta a todo el equipo. En los entrenamientos a veces pasamos por eso, pero en los partidos pasa menos. Va a rachas, es una enfermedad. Pero bueno, se habla mucho de este tema y se obvian otras cosas como el juego, que está en las semifinales…”.

Y en ellas asoma Zverev, que apeó el martes a Carlos Alcaraz con un gran nivel y, en el caso de ganar el torneo, su primer grande, desbancaría a Djokovic en el trono del circuito. En los precedentes con el alemán, Nadal domina por 6-3 en el general y por 4-1 sobre arcilla.

“Es un gran campeón y a pesar de los altibajos que tiene, siempre está ahí y es un competidor nato, no se arruga ante nada. Al final estamos hablando un jugador que puede salir de aquí siendo número uno del mundo”, subraya Moyà, ceñido al duelo con el alemán. Nada más: “¿Euforia? Sois especialistas en que se dispare, pero nosotros sabemos dónde estamos. Creíamos mucho en esto y por el hecho de que le haya ganado a Djokovic de esa manera, no pensamos que ha ganado el torneo. El de Zverev va a ser un partido muy difícil. Y de momento pensamos en esto, intentando no pensar en nada más. De verdad”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

#Carlos Moyà: “Nadal espera volver a París” #noticias #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*