#Conducir mirando el retrovisor #noticias #2022

#Conducir mirando el retrovisor #informativo #2022

Una mujer paga su compra en una frutería de Barcelona.
Una mujer paga su transacción en una frutería de Barcelona.Carles Ribas (EL PAÍS)

El INE confirmó este viernes el frenazo de la riqueza española en el primer trimestre del año. Revisó a la víctima el crecimiento del PIB, del estimado original de 0,3% a un incluso más flojo 0,2%. Es un referencia decepcionante, pero que no deja de ser esperado dada la confluencia de factores negativos a los que la riqueza española se enfrentó a principios de año: la oleada de contagios por la variación ómicron, la huelga de transportes, o una inflación disparada casi a los dobles dígitos. Esto significa que la riqueza española sigue siendo el discente rezagado de la clase, con un nivel de actividad económica proporcionado por debajo del nivel previo a la pandemia.

El crecimiento de las exportaciones fue mucho último al estimado inicialmente. Fuego la atención sobre todo la disminución a los datos de las exportaciones de servicios, el componente del PIB que captura, entre otras cosas, el comportamiento del sector turístico. La disminución confirma las sospechas que algunos ya habíamos formulado a posteriori de conocer los datos iniciales, que reflejaban unas exportaciones de servicios un 10% de encima del nivel prepandemia, poco difícil de cuadrar con un turismo aún en recuperación. Mientras tanto, el consumo sabido incluso se rebajó sustancialmente, un referencia que sin duda será celebrado por los fans de la servilleta de Laffer.

La revisión del PIB incluso nos dice que el consumo de los hogares cayó, pero mucho menos de lo estimado. La extrema cariño del consumo sigue siendo el gran obstáculo, y explica casi todo el retraso en la recuperación económica respecto a nuestros vecinos. Los flojos datos de consumo son consistentes con la enorme caída de los salarios reales, pero sigue habiendo grandes incógnitas respecto a las cifras mostradas en la contabilidad doméstico, ya que divergen con datos alternativos de consumo, como por ejemplo los de pagos con tarjetas de crédito, que reflejan una situación poco más dispuesto. La revisión de datos de este viernes ayuda poco a resolver ese puzle.

Desafortunadamente, el rezago en la publicación de los datos económicos significa que nos dan muy poca información de cara al futuro. Igual que no podemos conducir mirando el retrovisor, los datos de PIB del primer trimestre a día de hoy, 24 de junio, nos sirven de poco o nadie para anticipar los próximos meses. A pesar de los malos datos de principios de año, hay señales firmes de que la riqueza española está en condiciones de examinar un crecimiento potente en el segundo trimestre, dada la evidencia de que el sector turístico está gozando de una recuperación inusual y el mercado sindical sigue desafiando las expectativas más pesimistas. Pero los nubarrones que se ciernen sobre Europa en presencia de las perspectivas de problemas de suministro energético en invierno y con una inflación aún descontrolada que va a provocar las primeras subidas de tipos de interés en una plazo, hacen temer un frenazo crematístico a posteriori del verano.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

#Conducir mirando el retrovisor #informativo #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*