#Destierros forzosos tras un crimen #noticias #2022

#Destierros forzosos tras un crimen #parte #2022

Los vecinos de Íllora se despiden el martes 16 de agosto del joven de 19 años fallecido este lunes.
Los vecinos de Íllora se despiden el martes 16 de agosto del novato de 19 abriles fallecido este lunes.PEPE TORRES (EFE)

No se había cumplido ni un mes desde los altercados del pasado mes de julio en Peal de Novillo (Jaén) por el crimen de Álvaro cuando, el pasado martes, una turba de ciudadanos de Íllora (Proyectil) siguió los mismos pasos de los habitantes de la pueblo jiennense. Enfurecidos, arremetieron contra las distintas casas en las que residía la tribu del supuesto culpable de la homicidio de Juan Trujillos, de 19 abriles, durante una pelea en las fiestas del pueblo. A pesar de que el supuesto autor, de etnia gitana, se entregó a la policía, sus padres, hermanos, abuelos, tíos y primos —15 de ellos menores— se vieron obligados a huir el pueblo y darse sus hogares sin escasamente tiempo para poner en cobro sus pertenencias. Pero no son casos aislados. Sara Giménez, presidenta del Secretariado Cíngaro, señala un patrón en las agresiones a esta comunidad —que suma en torno a de 800.000 personas en España—, y reclama un protocolo único del Ocupación del Interior para frenarlas: “No son hechos puntuales, de modo que se necesita un plan de prevención específico. Cuando el supuesto autor de un delito es una persona gitana, sabemos que se producen repulsas de este tipo”.

Los dos altercados racistas de este verano han obligado a gran parte de la población gitana a darse el municipio. Muchas de ellas no tenían relación siquiera con la tribu del supuesto autor de los hechos. En Peal de Novillo, siete familias han desaliñado sus casas por miedo a las represalias de sus vecinos. Aun así, las amenazas continúan: “Reciben audios de WhatsApp en los que se les dice que van a ir a por ellos”, cuenta Mari Carmen Cortés, coordinadora del servicio de público a víctimas de discriminación étnico o étnica del Secretariado Cíngaro. La experta ha trabajado estas semanas con las personas desterradas y explica que se encuentran desamparadas: “Las personas que han tenido que salir de sus casas no tienen alternativa habitacional. Se están buscando la vida, hay quienes han ido a la playa a tumbarse. Esperamos que en los próximos días los servicios sociales de Íllora se pongan en contacto con ellos”, comenta con esperanza Cortés.

La experta señala que ha habido más casos de asaltos violentos contra poblaciones gitanas. “En Jaén, por otra parte de Peal de Novillo, ha habido agresiones en Torredonjimeno, en Martos o en Castellar. En Cortegana (Sevilla) o en El Pozo (Madrid). Es un comportamiento que hemos identificado porque venimos analizándolos”, señala la coordinadora, que apunta a un problema social y político en la animadversión en torno a las personas de esta etnia. “Cuando una persona gitana comete un hecho delictivo, inmediatamente se infracción a la tribu del supuesto atacante y a todas las personas gitanas del ocasión”, argumenta. Patricia Caro, psicóloga especializada en discriminación en torno a la población gitana, apunta la inacción de las instituciones y el papel de los representantes políticos en Peal de Novillo como semilla de los disturbios en Íllora: “Si cometes un acto violento y no existe ninguna medida que lo prevenga ni lo castigue, se promociona que vuelva a suceder. Se traslada el mensaje de que quemándole la casa a los gitanos consigues que se vayan y, encima, no pasa nulo”.

Este viernes, la Sociedad Gitana Española y la Asociación Hermandad Andaluza se han reunido con técnicos del Defensor del Pueblo para solicitar una investigación de las actuaciones en los hechos sucedidos en las dos localidades andaluzas antaño de que estas conductas “se extiendan como la pólvora”, ha asegurado Sinaí Giménez, presidente de la primera de las agrupaciones: “¿Por qué la diputación y la comunidad autónoma no han hecho nulo y dejan a las familias tiradas debajo de un puente?”. Adicionalmente, estas organizaciones han presentado una denuncia contra el corregidor de Íllora por incitación al odio con sus declaraciones tras el crimen de Juan Trujillos. “Vamos a intentar el destierro, lo tenemos clarísimo”, afirmó el regidor, Antonio Salazar, del Partido Socialista, en la televisión regional. En la misma recorrido, el portavoz del Partido Popular en el cabildo, José Manuel Muñoz, aseveró: “A esta familia hay que ponerlos fuera del pueblo, no pueden seguir ni un día más”.

Miembros de la Sociedad Gitana Española antes de su reunión con técnicos del Defensor del Pueblo este viernes.
Miembros de la Sociedad Gitana Española antaño de su reunión con técnicos del Defensor del Pueblo este viernes.Ricardo Rubio – Europa Press (Europa Press)

La coordinadora del servicio de público a víctimas de discriminación étnico o étnica del Secretariado Cíngaro deposita parte de la responsabilidad de lo sucedido en las declaraciones “inoportunas” y “desafortunadas” del corregidor (de Íllora): “En vez de calmar, lo que hizo fue alentar esas agresiones y actos violentos”. La psicóloga igualmente hace hincapié en la importancia que tienen los mensajes de los responsables políticos: “En psicología, lo colectivo es política. Los líderes deben reconducir la situación y no deben surtir nunca los deseos de una población de tomarse la conciencia por su mano”. El corregidor de Íllora afirma por teléfono que se ha reunido con las familias que han tenido que salir de pueblo. Salazar asegura que se ha conocido con ellas “para garantizarles su seguridad en caso de que decidan poner en cobro enseres de sus hogares o retornar a los mismos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nulo, suscríbete.

Suscríbete

La escolarización de los menores es uno de los problemas a los que se enfrentan estas familias. No tener ocasión de residencia ni registro complica las posibilidades de inscribirse en un centro para continuar con su formación. Las dificultades económicas para emprender de cero empujan a las familias desterradas a la fuerza a querer retornar a sus hogares, pero no sin esperar a que la situación se calme. “Hace poco me dijeron: ‘créeme, si pudiera me iría, pero no puedo”, concluye la coordinadora de público a las víctimas del Secretariado Cíngaro.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

#Destierros forzosos tras un crimen #parte #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*