#El Gobierno reconoce que la inflación continuará alta durante más tiempo de lo previsto #noticias #2022

#El Gobierno reconoce que la inflación continuará alta durante más tiempo de lo previsto #noticias #2022

La inflación se ha convertido en un quebradero de cabeza del Gobierno y amenaza con trastocar sus planes económicos. Se trata de un mail muy difícil de gestionar por el Ejecutivo, puesto que se come la renta de hogares y empresas a una velocidad galopante. A pesar de las medidas para amortiguar una inflación disparada, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha reconocido este lunes lo que ya parecía evidente hace semanas: “Está claro que tenemos que trabajar con un nuevo escenario de inflación más alta durante más tiempo a nivel internacional”.

De esta forma, la vicepresidenta abre un asunto espinoso para el Gobierno de Pedro Sánchez, ya que se trata de un contratiempo que pone en un brete toda la agenda prevista. De hecho, amenaza incluso con reducir de forma drástica el impacto que tendrá sobre la economía española el despliegue de los fondos europeos de recuperación. “La fuerza de la recuperación económica, los cuellos de botella en las cadenas de suministros globales y la guerra de Rusia contra Ucrania están teniendo un importante impacto en el suministro internacional de materias primas y está llevando a un alza de los precios a nivel global”, ha explicado Calviño en la apertura del seminario organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander, con el patrocinio de BBVA.

La economía española llega a este punto fuerte, como muestran los indicadores que ha relatado la vicepresidenta. Sin embargo, el corte del gas y del petróleo ruso está presionando con fuerza sobre los precios. Para paliar este efecto, el Ejecutivo ha sacado adelante medidas que han restado entre dos y tres puntos a la inflación, según los cálculos del Gobierno. “Tenemos el mecanismo del tope al gas en el mercado mayorista ibérico y la bonificación de los precios de los carburantes, que están permitiendo amortiguar el impacto del alza de los precios”, ha destacado Calviño.

El índice de precios al consumo (IPC) en España acabó mayo en el 8,7% y la previsión del Banco de España es que cierre el año disparada, en el 7,2%. Para el Banco Central Europeo (BCE) se trata también del principal riesgo que quiere atajar, de ahí las medidas adoptadas hacia una normalización de la política económica en las últimas semanas. Las previsiones del Eurobanco apuntan que la inflación media en la zona euro para este año será del 6,8%, bajará al 3,5% en 2023 y al 2,1% en 2024. Es decir, solo para dentro de dos ejercicios se situará algo por encima de su objetivo del 2%.

Calviño ha resaltado precisamente en su intervención esa “normalización de la política monetaria” y ha elogiado la rapidez en la toma de decisiones: “Es muy positivo que el BCE haya actuado de forma rápida y decidida para frenar la especulación, para evitar cualquier fragmentación de los mercados de deuda europeos”. Con esta mención hacía referencia a los anuncios realizados el pasado miércoles tras una reunión de urgencia del Consejo de Gobierno del BCE. Con las primas de riesgo disparadas después del anuncio de subidas de tipos de interés la semana pasada, en especial la italiana, el Eurobanco dio luz verde a reinvertir “con flexibilidad” los vencimientos de deuda del extinto programa para combatir la pandemia (PEPP, en sus siglas en inglés) para destinarlo sobre todo a los países que más acusen los ataques de los mercados, incluida Grecia. Y en una segunda fase, se pondrá en marcha un nuevo mecanismo anticrisis.

Sobre el pasivo español, la vicepresidenta primera ha asegurado que solo queda por financiarse este año un 15% de la cartera de deuda del país. Es decir, será solo esta parte la expuesta a un mayor pago por los intereses ante la subida de tipos. Y alabó el trabajo realizado por el Tesoro en estos años favorables en los mercados. “Hemos aprovechado un escenario de tipos negativos para prepararnos para la necesaria normalización de la política monetaria”, ha incidido. En estos momentos, según Calviño, el tipo medio de la deuda viva en circulación está por debajo del 1,6% y la vida media de la duda se ha alargado hasta los ocho años.

Freno a la demanda de crédito

En la sesión inaugural de los cursos organizados por la APIE también participó Carlos Torres, presidente del BBVA. El dirigen del banco ha afirmado por su parte que las próximas subidas de tipos de interés no producirán incrementos excesivos en las primas de riesgo gracias al compromiso del Eurobanco. Además, por la parte que concierne al sector bancario, ha asegurado que estas alzas suponen un apoyo para el negocio. Aunque ha avisado de una contrapartida menos halagüeña: “Habrá que ver cómo evoluciona el volumen de demanda de crédito, pero es razonable pensar que se moderará por la subida de tipos y la incertidumbre que existe”.

El otro pero de esta denominada normalización monetaria será el impacto que tenga sobre la morosidad. Según el Banco de España, casi el 25% de los créditos concedidos a empresas de los sectores vulnerables a la pandemia y la crisis energética están en riesgo de impago o bajo vigilancia especial (21.475,8 millones de euros). Parte de ellos, por el momento, los sostiene el paracaídas del aval del Estado a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), aunque en muchos casos se trata solo de una patada hacia delante que no resolverá el problema. Pese a ello, el presidente del BBVA aseguró que estos créditos ICO están evolucionando muy bien. “Las empresas están teniendo un comportamiento muy bueno gracias a una fuerte recuperación económica”, destacó Torres.

#El Gobierno reconoce que la inflación continuará alta durante más tiempo de lo previsto #noticias #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*