#El pistolero que tiroteó a sus jefes en una empresa de seguridad de Tarragona pide la eutanasia #noticias #2022

#El pistolero que tiroteó a sus jefes en una empresa de seguridad de Tarragona pide la eutanasia #noticiario #2022

El vigilante de seguridad que el pasado mes de diciembre hirió a cuatro personas en un asalto con armas de fuego a la empresa de Tarragona donde trabajaba ha iniciado los trámites para solicitar la eutanasia. El hombre sufre una herida medular irreversible, tras ser cogido por una bala de los Mossos d’Esquadra durante su detención. Según una información adelantada por la Prisión Ser, la herida lo mantiene en situación de dependencia y le causa intensos dolores, por lo que habría pedido a los médicos que lo tratan que activen los protocolos para la eutanasia. Marin Eugen Sabau tiene 46 abriles y permanece ingresado en el Hospital penitenciario de Terrassa. Tras su arresto, el chancillería de instrucción 5 de Tarragona ordenó prisión provisional y el mismo chancillería tiene ahora sobre la mesa la solicitud de homicidio voluntaria hecha por el pistolero. El médico que lo proxenetismo ha aceptado iniciar el procedimiento.

“Voy a salir en las noticiario con Securitas”, había anunciado Eugen en un correo que remitió a la empresa de seguridad donde trabajaba. “No me queda otra, haré la jurisprudencia con mis manos. Las lecciones que se aprenden con parentesco no se olvidan pronto. Securitas se acordará de mí unos cuantos abriles”, anotó. El hombre, soltero y socio de un club de tiro de Tarragona, la mañana del 14 de diciembre cumplió con sus amenazas. Repetía que vivió un “báratro” en la empresa, que los jefes le hacían “la vida ficticio”, que fue víctima de explotación gremial y discriminación por racismo. “Voy a inocular a los jefes de Securitas con tres dosis de Glock-Pfizer de 9 milímetros. No quiero matarles, les dejaré jodidos (…) No estoy perturbado, lo he planeado a la perfección”, dejó escrito.

Tras el tiroteo se atrincheró en una finca semiabandonada de las alrededores de Riudoms. Llevaba chaleco antibalas, un escudo casero y, al menos, un armas larga de mira telescópica. Los negociadores de la policía trataron de alcanzar su rendición. Sin éxito. Los especialistas de los Grupos de Intervención Específico (GEI) de los Mossos abrieron fuego y lo abatieron.

La secretaria militar de la consejería de Vitalidad de la Generalitat, Meritxell Masó, explicó la semana pasada que 137 catalanes han solicitado el derecho a la eutanasia desde el despliegue de la ley en España hace un año. Según el registro, 78 solicitudes se han permitido y 60 ya se han realizado.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para tomar nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte mínimo, suscríbete.

Suscríbete

#El pistolero que tiroteó a sus jefes en una empresa de seguridad de Tarragona pide la eutanasia #noticiario #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*