#Jennifer Lopez y Ben Affleck vuelven a casarse, ahora en una boda de tres días con sus hijos y amigos #noticias #2022

#Jennifer Lopez y Ben Affleck vuelven a casarse, ahora en una boda de tres días con sus hijos y amigos #noticiero #2022

Si una boda en Las Vegas puede sonar a arrebato, a apego rápido de fuegos artificiales, Jennifer Lopez y Ben Affleck están dispuestos a demostrar que su historia de apego, segunda parte, no es en completo superficial. Por ello el sábado por la tarde (hora de EE UU) decidieron contraer nupcias de nuevo tras casarse en julio en Cellisca. Esta vez delante de un centenar de invitados, con todos sus hijos presentes y en una fiesta de tres días. La pareja quiere mostrar en presencia de propios y extraños que su romance, retomado 20 primaveras a posteriori de ser pareja por primera vez, va muy en serio

La boda se ha celebrado en Savannah, Georgia, en la finca de más de 35 hectáreas que el actor posee en la zona, en Hampton Island, una isla formada por un par de riachuelos y el río Conasauga. En la finca hay una gran casa principal, de estilo colonial, que tiene 560 metros cuadrados, y todavía otras dos más pequeñas para invitados, encima de un muelle. Fue precisamente en ese parada donde tuvo división parte del enlace, y donde algunos medios han captado a Lopez, de 53 primaveras, y Affleck, de 50, llegando del padrino en presencia de sus invitados. La pareja estuvo acompañada durante el paseíllo nupcial por sus cinco hijos: Violet, de 16 primaveras, Seraphina, de 13, y Samuel, de 10, los que tuvo el actor adyacente a la todavía actriz Jennifer Garner; y los mellizos Max y Emme, de 14, nacidos de la relación de la intérprete con el cantante Marc Anthony.

Lopez llevó para la ceremonia un vestido de corte sirena de Ralph Lauren (según la revista People), con una larga rabo y un todavía más espacioso, de varios metros, velo de tul. Su traje era parejo, con la espalda al ventarrón, de manga corta y con volantes en la falda. Affleck llevaba un traje de chaqueta blanca y pantalón triste, así como pajarita. Los niños iban vestidos muy formales, siguiendo la recuerdo de sus padres, y de color blanco. De hecho, todos los invitados, por las fotografías que han filtrado algunos diarios, iban vestidos de blanco.

La fiesta se realizó en la finca de Savannah y los novios llegaron a través del parada, donde se han tomado la anciano parte de fotografías que se han hecho públicas. Pero llegarán más imágenes, porque en las que hay se puede apreciar a un equipo de cámaras acompañando a los novios. Las primeras horas a posteriori de la boda ni novios ni invitados han colgado fotografías en sus redes sociales. Las únicas que hay están tomadas a distancia y con escasa calidad.

El celebrante fue Jay Shetty, un rostro conocido en EE UU, antiguo ermitaño hindú reconvertido en presentador de podcast y ahora amigo de las estrellas, que ya ofició la boda de la actriz Lily Collins (Emily en París) y el director y libretista Charlie McDowell el pasado septiembre. En su boda JLo y Affleck quisieron tener a sus amigos, muchos de ellos rostros conocidos, como el todavía actor Matt Damon y su esposa, Luciana Barroso, el director de cine Kevin Smith, el humorista Jimmy Kimmel y el poderoso agente de las estrellas de Hollywood Patrick Whitesell. Quien no ha estado presente es Casey Affleck, el polémico hermano beocio del actor, al que se vio el mismo sábado en Los Ángeles y que, al ser preguntado por la prensa acerca de si iba a asistir al enlace, murmuró que tenía “otras cosas” que hacer.

La boda fue la parte principal de la fiesta y tuvo división el sábado en los jardines de la finca, donde se podían ver flores, adornos, un gran piano blanco y mesas con impolutos manteles blancos en el parada por el que caminaron como marido y mujer Affleck y Lopez, y donde luego hubo un gran espectáculo de fuegos artificiales. Pero empezó el viernes con una cena de estudio y durará hasta el domingo, cuando novios, familiares e invitados celebrarán una horno y un picnic en los jardines.

Ben Affleck y Jennifer Lopez, tras su boda en Las Vegas, en julio de 2022.
Ben Affleck y Jennifer Lopez, tras su boda en Las Vegas, en julio de 2022.NEWSLETTER ONTHEJLO

Affleck y Lopez ya estuvieron a punto de casarse una vez, en 2004, tras dos primaveras de relación. Sin incautación entonces la presión mediática pudo con su unión, y acabaron cancelando la boda horas ayer de que se celebrara y, poco a posteriori, rompiendo su cortejo, que había durado dos primaveras. A partir de entonces, uno y otro hicieron vidas por separado: Lopez se casó con Marc Anthony en junio de 2004, tuvieron dos hijos y se separaron de forma amistosa en julio de 2011. A posteriori, salió durante cuatro primaveras con el exjugador de béisbol Alex Rodriguez, con el que canceló su boda poco ayer de celebrarla. Un mes a posteriori, en abril de 2021, anunciaron su separación. Por su parte, Affleck se casó en 2005 con la todavía actriz Jennifer Garner, con quien tuvo tres hijos y de la que se separó en 2015. Pidieron el divorcio en 2017, y llegaron a un acuerdo un año a posteriori. Mantienen una relación amistosa; de hecho, ella le ayudó durante su rehabilitación por una yuxtaposición al bebida.

Tras romper sus matrimonios y noviazgos, Lopez y Affleck fueron fotografiados juntos en primavera de 2021, en una historia que parecía más un guion de los que suelen protagonizar que poco verdadero. Sin incautación, ellos mismos fueron haciendo pública su relación poco a poco, hasta que empezaron a aparecer juntos en sabido, a besarse en presencia de los focos y a mostrarse de la mano en alfombras rojas. El romance culminó en una boda en Las Vegas el pasado 17 de julio, tras la que se fueron de romántica espejo de miel a París, y, ahora, se ha rematado con la gran fiesta que uno y otro querían.

#Jennifer Lopez y Ben Affleck vuelven a casarse, ahora en una boda de tres días con sus hijos y amigos #noticiero #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*