#La CNMC controla los márgenes de las gasolineras en tiempo real tras la bonificación de 20 céntimos #noticias #2022

#La CNMC controla los márgenes de las gasolineras en tiempo verdadero tras la beneficio de 20 céntimos #parte #2022

La Comisión Franquista de los Mercados y la Competencia (CNMC) estrecha el cerco sobre las gasolineras tras la entrada en vigor de la beneficio de 20 céntimos de euro, el pasado 1 de abril. Desde esa época, el regulador utiliza un indicador de ingreso frecuencia para calibrar en tiempo verdadero los márgenes de las estaciones de servicio, cotejando costes y precios de traspaso. El objetivo de esta aparejo, según explican fuentes del organismo, es tratar de evitar que estos establecimientos aumenten sus ganancias a costa del descuento, financiado con billete sabido. El indicador de ingreso frecuencia permite detectar cualquier desarrollo anómala día a día, comparando una “estimación suficiente exacta” del coste de aprovisionamiento con el precio de traspaso al sabido.

Hasta el martes de la semana pasada, la CNMC había detectado estas malas prácticas en un centenar de puntos de traspaso, sobre un total de 12.000 en toda España. De ellos, dos habían elevado su ganancia entre 10 y 20 céntimos a raíz de la ayuda oficial respecto a su porcentaje de rendimiento habitual; otros 14 en el caso de la gasolina y siete en el del diésel lo habían hecho entre cinco y diez céntimos; 69 (gasolina) y 47 (diésel) habían aumentado su ganancia entre uno y cinco céntimos; y 41 lo habían hecho en hasta un céntimo de euro.

Estos resultados, exponen fuentes del regulador, son consistentes con un entorno de subida ininterrumpida del precio internacional de la gasolina y el diésel —no solo por la ascensión del petróleo, sino todavía por el colosal encarecimiento de la escalón de refino—, y unos consumidores especialmente sensibles al precio, con la inflación ya haciendo melladura en el faltriquera. “Las estaciones estarían moderando sus subidas para seguir compitiendo”, afirman.

Los precios y la competencia en el sector de los carburantes, apuntan desde la CNMC, “son una preocupación constante desde mucho antaño de la subida cachas del año pasado y de los 20 céntimos”. La preocupación, sin retención, se ha disparado en las últimas fechas, especialmente desde que los carburantes dejaron detrás el acceso de los dos euros por litro, poco inimaginable unos meses detrás. “Estamos muy encima, intercambiando información con los responsables de consumo de las comunidades autónomas”, explican desde el organismo, que hasta ahora controlaba la desarrollo de los márgenes mes a mes.

En las últimas semanas, las grandes petroleras han apostado por descuentos agresivos en sus estaciones de servicio. El movimiento les está permitiendo competir de tú a tú en precio con las gasolineras automatizadas y de bajo coste. El sector cree que, a la larga, esta política comercial acabará llevando de reverso a estas grandes enseñas a clientes que habían apostado por gasolineras independientes y podría conseguir a restringir la competencia a posteriori de varios primaveras en los que las gasolineras low cost se han amplio camino a gran velocidad y han conseguido hacerse un hueco en las preferencias de los usuarios.

Precios sin techo

Esa pugna entre grandes y pequeñas en el tramo final de la dependencia, los precios de los carburantes en España no encuentran techo. Según el zaguero Boletín Petrolero de la UE, publicado este jueves, la gasolina alcanza ya los 2,142 euros por litro de media, y el gasóleo se sitúa en 2,077 euros. Se comercio de los importes antaño del descuento de 20 céntimos al que el Gobierno obliga desde abril. Incluso contando con esa ayuda, uno y otro carburantes son más caros (12 céntimos la gasolina y 4 céntimos el diésel) que a finales de marzo, antaño de que entrase en vigor la subvención obligatoria.

En las merienda semanas que lleva válido la medida, los precios de origen (sin el descuento) han seguido creciendo en España y se han situado entre los más altos de Europa. De hecho, desde hace cuatro semanas en el caso de la gasolina y tres en el caso del gasóleo, los importes españoles superan a la media de los Veintisiete. La comparativa de lo que han crecido unos y otros es llamativa: desde abril la gasolina y el gasóleo se han encarecido el triple en España que en la UE y en la zona euro.

Transformación dispar

Los datos del boletín muestran un crecimiento de precios casi paralelo entre la última semana de febrero (cuando Rusia invadió Ucrania) y finales de marzo (antaño del descuento obligatorio). En ese mes prolongado, la gasolina subió un 14,1% en España y un 12,5% en la media europea. El gasóleo se encareció más: un 23,9% en España y un 23,3% en la UE. Pero las cosas cambiaron a partir de abril. Desde entonces, el precio en origen de la gasolina se ha encarecido más (17,8%) que el del diésel (13%), y uno y otro porcentajes superan con mucho los de la media europea (5,9% y 3,6%, respectivamente) y la eurozona (4,4% la gasolina; y 3,3% el gasóleo). En el mismo periodo, el barril de crudo de remisión en Europa (el brent) se ha encarecido un 3,3%.

Jordi Perdiguero, profesor de Capital Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, cree que la desarrollo de precios refleja que “en España hay una parte de la subvención que no ha llegado a los consumidores porque han aumentado los márgenes del sector”. El motivo, señala el entendido, es que “hay una anciano concentración [empresarial] tanto en el refino como en la distribución que en la mayoría de países de la UE”. Antoni Cunyat, profesor colaborador de la UOC, coincide en que “parte de la subvención ha sido absorbida por las petroleras”, que habrían subido precios, aunque uno y otro señalan que no se puede enterarse en qué parte del proceso, desde el refino hasta la distribución minorista, se produce ese aumento.

La patronal de operadores de productos petrolíferos, AOP, rechaza esa interpretación. Una portavoz defiende que “se está produciendo un estrechamiento de los márgenes” de las compañías. “Desde el 1 de abril, la cotización internacional de la gasolina ha subido en 26,5 céntimos y en España el precio antaño de impuestos ha subido 26 céntimos; y en el caso del gasóleo, la cotización ha subido 25 céntimos y el precio 20 céntimos”, ejemplifica. Alega, adicionalmente, que “los precios del boletín europeo no sirven para hacer comparativas porque la forma de reportar precios no es homogénea”, poco que “se ha desvirtuado más” con las diferentes ayudas de los últimos meses.

En cambio, Juan Luis Jiménez —quien ultima con Perdiguero y otro colega un trabajo que ha calculado que el ganancia del sector ha crecido en seis céntimos para el gasóleo y cuatro céntimos para la gasolina— defiende la pertinencia de las comparativas. “Lo que estamos analizando es el cambio, no el nivel de precios”, explica. Aunque coincide en que faltan datos —”o los que hay no son públicos”, apostilla— los que se conocen apuntan para el profesor titular de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria en una dirección unívoca: “La traslación de subsidios en España a los consumidores es beocio que si hubiese más competencia”.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

#La CNMC controla los márgenes de las gasolineras en tiempo verdadero tras la beneficio de 20 céntimos #parte #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*