#La diplomacia española pierde su tradicional equilibrio entre Marruecos y Argelia en el peor momento #noticias #2022

#La diplomacia española pierde su tradicional equilibrio entre Marruecos y Argelia en el peor momento #noticias #2022

El presidente argelino Abdelaziz Bouteflika saluda al presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero en una cumbre con países árabes en Argel (Argelia) en marzo de 2005.ZOHRA BENSEMRA (REUTERS)

Desde la Transición, la política exterior española ha practicado un difícil equilibrismo entre Marruecos y Argelia, sus dos vecinos más importantes al otro lado del Estrecho. Si Marruecos es un socio preferente, Argelia es prioritario. Si uno es necesario, el otro indispensable. Cada vez que se ha dado un paso de acercamiento a uno se ha compensado con una aproximación al otro, para no suscitar suspicacias ni celos. En algunos momentos, el Gobierno español se ha alineado más con uno que con otro (Aznar se acercó a Argelia, despechado con Marruecos; y Zapatero lo hizo a Rabat, intentando recomponer relaciones), pero el péndulo siempre intentaba volver al punto de equilibrio.

Esta vez, sin embargo, la diplomacia funambulista se ha caído del alambre y no había red para evitar el batacazo. La decisión de Argelia de suspender los intercambios comerciales con España, congelando los pagos bancarios por la importación de bienes y servicios, supone pasar de las medidas de carácter simbólico y político —llamada a consultas del embajador o suspensión del acuerdo de amistad de 2002— a las represalias económicas.

El pasado miércoles, en el Congreso, el presidente Pedro Sánchez hizo un “balance positivo” de los dos meses transcurridos desde que, el pasado 7 de abril, se reunió en Rabat con el rey Mohamed VI y se rubricó la hoja de ruta para la normalización de relaciones: se han restablecido las conexiones aéreas y marítimas, se ha organizado la Operación Paso del Estrecho y se ha iniciado la reapertura de las fronteras de Ceuta y Melilla. El 17 de mayo se permitió el paso de españoles y extranjeros con visado Schengen; y el 31 del mismo mes, se reabrió la puerta a los trabajadores transfronterizos, aunque con cuentagotas, dada la exigencia de visado.

Además, se ha restablecido la cooperación en materia de inmigración (lo que incluye los vuelos para repatriar irregulares) y se ha reactivado la comisión bilateral que debate la delimitación de aguas en la fachada atlántica, frente a Canarias, que no se reunía desde hace 15 años.

Sin embargo, sigue sin abrirse la aduana de Melilla (que Marruecos cerró unilateralmente en el verano de 2018) y el máximo responsable aduanero marroquí cuestionó, aunque luego reculase, la viabilidad de una futura aduana en Ceuta. Sánchez dijo en el Congreso que ambos países están de acuerdo en que “las aduanas de Ceuta y Melilla funcionen en régimen de expedición comercial”, pero subsiste la sospecha de que Rabat y Madrid no se refieren a lo mismo cuando hablan de “control de personas y mercancías”. Uno parece aludir al control de los bienes que portan los viajeros y otro a la exportación de manufacturas. Marruecos no tiene interés en unas aduanas que competirán con los vecinos puertos de Tanger Med y Beni Ensar y recela de que pueda interpretarse como un reconocimiento implícito de la soberanía española sobre las dos plazas. Hasta que las aduanas abran, para lo que aún no hay fecha, subsistirá la duda. Lo conseguido hasta ahora nos retrotrae a la situación que existía en el otoño de 2018, cuando España aún mantenía su neutralidad sobre el conflicto del Sáhara.

España tiene motivos de peso para llevarse bien con Marruecos: las exportaciones a dicho país sumaron 9.499 millones el año pasado, frente a solo 1.888 a Argelia, con un superávit comercial de más de 2.000 millones, mientras acumula un déficit de casi 3.000 con su vecino. En lo que va de año, 7.165 inmigrantes llegaron por vía marítima procedentes de Marruecos, mientras que 1.250 (menos de una quinta parte) partieron de Argelia. Pero también tiene motivos para no llevarse mal con Argelia: si Rabat es el primer cliente español en África, Argel es el segundo; si la marroquí es la primera nacionalidad de los llegados en patera, la argelina es la segunda (13.178 frente a 11.330 en 2021). Y Argelia ha sido tradicionalmente el primer suministrador de gas a España y el único a través de un tubo (lo que abarata su coste).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

El equilibrio que el Gobierno español había logrado mantener entre sus vecinos del sur se ha roto. No toda la culpa es suya: Rabat y Argel viven al borde del enfrentamiento armado, con el gasoducto que atraviesa Marruecos cerrado bajo llave y el espacio aéreo argelino vetado para los vuelos marroquíes. Pero en esta nueva guerra fría en el desierto, España se ha alineado con uno de los bandos y empieza a pagar las consecuencias. Lo más difícil será rehacer con Argelia lo que Sánchez dice haber recuperado con Marruecos: la confianza.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

#La diplomacia española pierde su tradicional equilibrio entre Marruecos y Argelia en el peor momento #noticias #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*