#La Real Sociedad busca gol #noticias #2022

#La Vivo Sociedad averiguación gol #informativo #2022

Hay veces que la sensación en el dominio es distinta a la ingenuidad. Aunque no lo parezca, la Vivo Sociedad, clasificada con holgura la última campaña para la Agrupación Europa, lleva tiempo arrastrando una mala relación con el gol. Lo dicen los datos. La temporada pasada sumó 40 tantos en Agrupación, una monograma muy por debajo de la del resto de equipos que se metieron en zona europea. Es la firmeza defensiva la que le ha proporcionado sus últimos éxitos, y no el ataque, como se le supone a su guisa de corretear.

El equipo easonense acabó merienda partidos sin anotar, de los que empató seis, y ganó ocho por la mínima (1-0), todos ellos en el Reale Arena. En un equipo que parece diseñado para tener el dominio de la pelota y montar reiteradamente al radio contraria, no deja de ser una situación anómala. El domingo pasado, en Cádiz, los donostiarras inauguraron la Agrupación con una triunfo (0-1), igualmente por la mínima; luego de resolver unas cuantas oportunidades claras, poco que igualmente se repitió la antedicho campaña.

La Vivo ha cambiado la fisonomía de su confín delantera, tal vez para tratar de mejorar la puntería de sus hombres de ataque. Mikel Oyarzabal sigue con su proceso de recuperación de la lisiadura de ligamentos. Ya corre en el interior de las instalaciones de Zubieta, metido en una máquina antigravedad diseñada por la NASA, pero todavía le quedan algunos meses, así que el argumento ofensivo de los txuriurdin sigue centrándose en Alexander Isak. El punta sueco es el eje en el que pivota la ataque easonense, pero su ayuda la última campaña fue irregular: marcó seis goles, dos de ellos de penalti. Si consiguiera anotar frente al Barcelona, rompería una jugada negativa que se extiende desde abril, cuando sumó su postrero tanto en Anoeta.

Se fueron con el clausura de la temporada antedicho, tres jugadores que actuaron bastantes minutos a las órdenes de Imanol: Sorloth, que terminó su cesión, Januzaj y Portu. El belga no llegó a un acuerdo de renovación; el murciano acabó convenio y se marchó al Getafe. El lavado de cara de la delantera realista se completa con la arribada de Mohamed Ali-Cho, que llegó del Angers francés, y, sobre todo, de Takefusa Kubo, traspasado por el Vivo Madrid, que en su primer partido marcó el gol de la triunfo en Cádiz, y ya iguala sus números de la temporada pasada con el Mallorca. A la retraso del herido Carlos Fernández, y con Karrikaburu en su papel de meritorio, la Vivo retraso que el lavado de cara en ataque se traduzca en goles.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para acoger nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

#La Vivo Sociedad averiguación gol #informativo #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*