#La solución definitiva para vender más (y mejor) en la web #noticias #2022

#La solución definitiva para vender más (y mejor) en la web #noticias #2022

Vender por Internet ya no es una opción para los negocios. Se trata de una obligación (y una oportunidad) para sobrevivir a los nuevos tiempos. Más aún, a raíz de la crisis de la covid-19, tal y como demuestran las cifras. En 2021, el comercio electrónico superó en España los 14.600 millones de euros en el tercer trimestre del año, según los últimos datos de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC).

Una dinámica comercial que parece imparable. Otro estudio de la consultora eMarketer estima que las ventas de e-commerce en nuestro país crecerán más del 12% en 2022, lo que sitúa al mercado español como el tercero de mayor crecimiento, después de Singapur y Argentina. Y la tendencia sigue al alza. El Informe Digital 2021 revela que, cada semana, tres de cada cinco personas hacen compras online.

Datos y más datos que demuestran que Internet convence a los consumidores, lo que abre nuevas posibilidades para que los comercios apuesten por la venta electrónica. Pero antes de lanzarse a la aventura, se deben tener muy claros una serie de conceptos y conocer los pasos a seguir, porque no todo vale. Un error puede echar al traste toda la estrategia digital.

Para empezar, hay que valorar los beneficios que supone el comercio online. Los clientes pueden comprar desde su dispositivo móvil o desde el ordenador cualquier día del año y cuando les apetezca, ya que no hay límites horarios. Además, la presencia en Internet acerca a los negocios a un mayor número de potenciales usuarios de todo el mundo, que pueden relacionarse con la marca a través de las redes sociales y recibir publicidad segmentada. Lo cierto es que crear un negocio virtual nunca ha sido tan fácil, aunque antes de dar el primer paso hay que tener en cuenta diversos factores, como la seguridad en los pagos.

Extremar las precauciones

Para aprovechar al máximo el procesamiento de pagos sincronizado, basta con invertir en un único sistema integrado que conecte las tiendas físicas y virtuales, de tal manera que el dispositivo guarde todos los datos clave del negocio y de los clientes en un mismo lugar. La seguridad debe ser una prioridad absoluta: eso implica conocer las obligaciones en lo que respecta al cumplimiento de PCI (Normas de Seguridad de los Datos del Sector de Tarjetas de Pago) y realizar un seguimiento inmediato de cualquier actividad online que parezca sospechosa.

Asimismo, es necesario desarrollar una estrategia comercial omnicanal que vincule todos los canales de venta (físicos, en línea y móviles) para ofrecer a los clientes una experiencia de compra sin fisuras. Lo mismo ocurre con la estrategia de marketing, con publicaciones en Instagram, Tiktok, Facebook y Twitter que cubran las diferentes formas en que los clientes pueden comprar y conectarse con el negocio. A la hora de elegir una plataforma para el e-commerce, plantearse algunas preguntas puede ayudar a tomar la mejor decisión. ¿Ya contamos con un sitio web? Si no es así, ¿contrataremos a alguien? ¿Quién se va a encargar de gestionarlo? ¿Cuánto costará? ¿Debería pagarse mensualmente o hacer una sola inversión? Las respuestas a estas cuestiones dependerán de si las ventas online son (o no) una pieza clave del negocio. Es importante asegurarse de estudiar y calcular los costes de todas las extensiones, temas, servicios de alojamiento, etc., necesarios para la web. Es la mejor manera de hacerse una idea de todos los costes.

Como estos TPV funcionan en casi cualquier dispositivo, todo negocio puede beneficiarse de ellos. Además de tramitar las ventas desde cualquier lugar, permiten gestionar el negocio a distancia

Desde hace tiempo, se han impulsado diferentes iniciativas para ayudar a pymes y trabajadores autónomos, actores indispensables en la recuperación de la economía en esta era post pandemia, a adecuarse a este nuevo contexto digital. Desde el pasado mes de enero, Square ofrece en España un paquete integral de herramientas de software y hardware personalizable a las necesidades de cada negocio, que está diseñado para ayudar en la gestión y crecimiento de empresas de distintos tamaños y sectores, incluida la venta al por menor, restauración, hostelería, salud y belleza, reparaciones de hogar y servicios profesionales.

Control desde una única plataforma

Desde la plataforma de Square se pueden controlar de manera eficiente y a través de un sistema totalmente integrado sus ventas, inventario, reservas, registros, pagos, relaciones con los clientes y mucho más. La oferta de Square incluye, por ejemplo, terminales de punto de venta (equipos TPV) en la nube. Este sistema permite procesar pagos a través de Internet sin recurrir a servidores caros o a un software costoso que obligue a comprar nuevas versiones para actualizarse.

Como estos TPV funcionan en casi cualquier dispositivo, todo negocio puede beneficiarse de ellos. Además de tramitar las ventas desde cualquier lugar, permiten gestionar el negocio a distancia. Otras de las ventajas de este sistema en la nube de Square es que no supone ningún compromiso de permanencia, garantiza los pagos rápidos y seguros, acepta pagos con tarjeta de débito y crédito con un móvil o tableta, permite consultar los análisis de ventas desde cualquier parte, facilita una gestión sencilla del inventario y no implica costosas actualizaciones del software ni mantenimiento.

Square también ofrece integraciones de pagos en línea que funcionan con las principales plataformas de comercio electrónico del sector (WooCommerce, PrestaShop, Ecwid, Wix) y que pueden integrarse con tan solo unos clics. Es suficiente con registrarse en Square, elegir la opción En línea en el Panel de control Square y comenzar a utilizar la herramienta. La seguridad está garantizada en todo el proceso, ya que Square emplea mecanismos de aprendizaje automático de última generación para detectar y bloquear actividades de pago fraudulentas, sin ningún coste adicional.

Los terminales de punto de venta en la nube permiten procesar pagos a través de Internet sin recurrir a servidores caros o a un ‘software’ costoso que obligue a comprar nuevas versiones para actualizarse.

Además, Square se encarga directamente de todas las reclamaciones de pago pendientes y, gracias al cifrado de extremo a extremo, los datos de los clientes nunca están en contacto con los servidores ni con los dispositivos. Asimismo, cumple con la normativa de seguridad SCA y proporciona una experiencia a medida en función del sector del negocio. Funciona perfectamente tanto en ordenadores como en tabletas y móviles, y permite vender en redes sociales como Facebook o Instagram.

Asimismo, Square dispone de multitud de herramientas de e-commerce para cualquier negocio, venda lo que venda. Desde restaurantes a todo tipo de comercios, esta tecnología desarrollada por Square permite crear webs –cuenta con multitud de plantillas y diseños con los que mostrarse online–, páginas de pedidos, tiendas virtuales, enlaces de pago y botones de pago… Todo ello desde una única y sencilla plataforma que cuenta con funciones de protección de pagos, gestión de riesgos e integración entre productos.

Consejos para gestionar con éxito una tienda en línea

1. Organizar bien el inventario.

Gestionar el stock del negocio puede convertirse en una pesadilla si no se dispone de la estructura y medios adecuados para garantizar que se pueden atender todos los pedidos. Tener una visión global del inventario facilita, entre otras cosas, supervisar de un vistazo los niveles de existencias, saber cuándo es el momento de reponer la mercancía y analizar las previsiones de ventas para garantizar que hay suficientes artículos en el almacén o en la trastienda. Por eso, según crecen los canales de venta y el volumen de pedidos, contar con un sistema de control de stock adecuado permite ofrecer una mejor experiencia a los clientes. La solución pasa por contratar un software de TPV avanzado que permita sincronizar automáticamente los pedidos en línea y en tienda, los artículos del catálogo y el inventario global del negocio. Enviar los pedidos, ofrecer la opción de recogerlos en tienda o tramitar una devolución será mucho más sencillo gracias a las herramientas integradas.

2. Seguir una buena estrategia SEO

Posicionar bien el negocio en buscadores como Google, Bing o Yahoo es imprescindible para multiplicar las ventas, obtener visibilidad en Internet y atraer clientes. Para ello, es básico gestionar adecuadamente las estrategias SEO para mejorar el posicionamiento de la web en un buscador y aumentarlas las visitas. La ventaja principal del SEO es que es gratuito y fácil de implementar. Una de las mejores estrategias para conseguirlo es publicar contenido relevante y atractivo con regularidad, como subir vídeos o posts de 400 a 500 palabras cinco veces a la semana. Otro truco útil es redactar publicaciones en las que aparezcan palabras clave que utilicen los usuarios en sus consultas en buscadores. El título es una de las partes más importantes de una publicación: debe llamar la atención, pero también ser claro, conciso e incluir la palabra clave principal. También se puede mejorar el SEO añadiendo imágenes, que además dan valor al texto, e incluir pies de foto o enlaces a otras páginas de la web del negocio.

3. Presencia en las redes sociales

Gestionar las redes sociales (entre otras, Facebook, Instagram, Twitter y Tik Tok) es una excelente estrategia a largo plazo para mejorar la visibilidad del negocio y captar nuevos clientes. Son los canales perfectos para obtener reconocimiento a la marca y establecer una relación más cercana con el cliente. Los negocios que tienen perfiles activos en redes sociales consiguen más fidelización y, al obtener más visitas en la web, mejoran su posición en la página en buscadores. Además, las redes sociales permiten estar al día de la competencia.

4. Prudencia para evitar los fraudes en la Red

Proteger el negocio de las compras fraudulentas es una de las reglas de oro. Antes de empezar a aceptar ventas online, es necesario publicar la política de envíos y de devoluciones, junto con los términos y condiciones del servicio en el sitio web para asegurarse de que clientes y negocio están de acuerdo desde el principio. A la hora de enviar los artículos solicitados, debe revisarse la información del cliente para verificar la autenticidad de un pedido. Es básico extremar las precauciones ante cualquier sospecha. Asimismo, es recomendable conservar pruebas documentales: llevar un registro adecuado de todo el proceso es esencial cuando se intercambian bienes o servicios online. Si un cliente presenta una queja formal, el único recurso será el de aportar pruebas de que el pedido fue efectuado. También es útil monitorizar los pagos rechazados por la entidad bancaria, ya que puede ser un claro indicador de que los datos de la tarjeta han sido robados y que se están empleando como parte de una estafa.

#La solución definitiva para vender más (y mejor) en la web #noticias #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*