#Ledecky se convierte en la primera nadadora en ganar cinco mundiales seguidos #noticias #2022

#Ledecky se convierte en la primera nadadora en percibir cinco mundiales seguidos #noticiero #2022

Ledecky, en los 800 metros libres.
Ledecky, en los 800 metros libres.ANTONIO BRONIC (REUTERS)

Katie Ledecky se bastó para reflotar a toda la armada de Estados Unidos. La final de 800 metros fue suya. Como siempre, desde que irrumpió con 15 primaveras y 15 kilos menos en los Juegos de Londres para colgarse el oro en la prueba de los 16 largos, un tipificado de la resistor convertido por ella en un test de velocidad sostenida. En Budapest, la estadounidense se consagró como la viejo fondista de todos los tiempos proclamándose campeona del 800 por quintos Mundiales consecutivos.

Nadie en la historia de la flotación, ni hombre ni mujer, ha rematado percibir cinco oros seguidos en una prueba mundial. A sus 25 primaveras, la muchacha de Washington fingió que no le daba demasiada importancia a una correr que interiormente se había propuesto obsesivamente. Siete oros olímpicos y 18 oros mundiales más tarde, se presentó en la recinto que conduce de la piscina al vestuario con toda la cara de un mármol recién cortado y escasamente dibujó una sonrisa, cuando le mencionaron la dimensión estadística de su trayectoria. “Esto ha sido año tras año de trabajo duro”, dijo. “Aventajar los 800 en los Juegos de 2012 fue una maravilla, y aquí estamos, diez primaveras a posteriori. Me siento muy orgullosa de eso. Y me entusiasma el futuro”.

Ledecky tocó la última placa en 8 minutos y 8,04 segundos. La australiana Kia Melverton lo hizo 14 segundos a posteriori y la italiana Simona Quadarella 15 segundos más tarde. La marca de la campeona fue la villa mejor marca de la historia. Desde 2018 no bajaba de 8 minutos 9 segundos. “Sí, estoy contenta con el tiempo”, dijo. “Pensé que podría estar en ocho minutos y seis o siete segundos, pero ocho minutos y ocho segundos clavados son una buena marca, poco que no hacía desde hace más de tres primaveras”.

Milak pasea cerca de el oro del 100 polilla

Hay virtuosos que sufren los bienes de la presión psicológica. Sea de origen exógeno o interno, social o íntimamente personal. Acaban atormentándose en el caldero de su propio perfeccionismo y a veces se baten en retirada dándose por vencidos ayer de la batalla, como Caeleb Dressel, que abandonó los Mundiales de flotación de Budapest a pesar de acontecer registrado la mejor marca del año en 100 polilla: 50,01 segundos. El que no se retiró fue Kristof Milak, el héroe franquista húngaro, que actuaba en casa y lo hacía en las antípodas emocionales de su gran rival. Absolutamente seguro de sí mismo, no necesitó acreditar los mejores tiempos de la temporada para reparar que el oro le pertenecía, con o sin Dressel, porque nadaba en casa. Así fue. Milak nadó sin presión la carrera que todo el mundo había señalado como el gran evento de los campeonatos. Lo suyo fue un oro de paseo.

Lo consiguió en 50,14 segundos. Remotamente de las diez mejores marcas de la historia. Remotamente de sus mejores posibilidades, pero suficiente para vestir una serie de atronadoras ovaciones de su manifiesto, inyectado de fervor nacionalista como corresponde a un espectáculo promocionado por el primer ministro de Hungría, el populista Viktor Orbán.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para admitir nuestra newsletter semanal.

#Ledecky se convierte en la primera nadadora en percibir cinco mundiales seguidos #noticiero #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*