#Merkel reconoce que se pregunta si se podría haber evitado la invasión de Ucrania, aunque no se arrepiente de sus decisiones #noticias #2022

#Merkel reconoce que se pregunta si se podría haber evitado la invasión de Ucrania, aunque no se arrepiente de sus decisiones #noticias #2022

Su vuelta a la arena pública había generado muchas expectativas, y Angela Merkel no las defraudó. La que fuera canciller alemana durante 16 años, hasta diciembre pasado, reapareció este martes en la primera entrevista que concede desde que dejó la Cancillería en manos del socialdemócrata Olaf Scholz. Llevaba seis meses sin hablar y los tres últimos se había echado en falta especialmente su opinión sobre la invasión rusa de Ucrania y su papel como líder en la relación de Berlín con la Rusia de Vladímir Putin. Se notaba que Merkel tenía ganas de hablar. No solo condenó duramente la invasión; también hizo una ligera autocrítica y se preguntó si habría sido posible evitar la guerra.

“Es un ataque brutal que viola el derecho internacional para el que no hay disculpa posible”, afirmó la excanciller durante la entrevista, que se retransmitió en directo en televisión desde un teatro berlinés. Frente a una platea rebosante de público que se reía y aplaudía algunas de sus respuestas, el periodista Alexander Osang recorrió la carrera política de Merkel a través de hora y media de preguntas. La invasión de Ucrania “es un gran error por parte de Rusia”, dijo la política democristiana. “No fue posible crear una arquitectura de seguridad que hubiera evitado la guerra”, añadió, y lamentó que tras el fin de la Unión Soviética los países europeos no han conseguido “acabar con esta guerra fría” en su relación con Rusia.

Merkel empezó el encuentro contando qué ha estado haciendo desde que abandonó la Cancillería. Dijo que después de 30 años en política, no sabía estar sin hacer nada. Había dicho que quería descansar y alejarse de la vida pública, y eso es lo que ha hecho. Ha pasado temporadas en una casa de campo cerca del pueblo donde se crio, Templin (Brandeburgo), y ha dado largos paseos por las playas del mar Báltico leyendo —más bien escuchando; se ha aficionado a los audiolibros— a Shakespeare, en concreto Macbeth.

La invasión de Ucrania, además de provocarle una “gran tristeza”, le ha hecho replantearse decisiones que tomó cuando estaba en el cargo: “¿Podría haber hecho más para evitar una tragedia así, porque creo que esta situación es una gran tragedia. ¿Podría haberse evitado? Por supuesto, me hago estas preguntas una y otra vez”.

Osang, periodista de Der Spiegel, preguntó ampliamente por su relación con Putin. Desde las cuestiones más relevantes —“En 2007 me dijo que para él la desintegración de la URSS fue el peor acontecimiento del siglo XX. Para mí fue una liberación. Ya entonces quedó claro que había un gran desacuerdo”— hasta el episodio del perro del presidente ruso en una visita a Sochi, cuando Merkel, a quien le dan miedo los perros, se quedó petrificada ante el labrador de Putin, pasando por el idioma en el que se comunicaban: “Putin habla alemán mejor de lo que yo hablo ruso”, reconoció.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La excanciller siempre mantuvo una vía de diálogo abierta con Putin aunque aseguró que era consciente de qué clase de dirigente es el presidente ruso. Rechazó las acusaciones de ingenuidad. “El odio de Putin, la hostilidad de Putin, sí, hay que decirlo, va en contra del modelo democrático occidental”, aseguró. Siempre supo que Putin “quiere destruir Europa. Quiere destruir la Unión Europea porque la ve como un precursor de la OTAN”. Pero la solución diplomática era la única vía posible para evitar un conflicto abierto. Aunque reconoció que se pregunta si hizo bien, afirmó que no cree que deba disculparse por sus decisiones políticas. “La diplomacia no está mal si no funciona”, aseguró.

Merkel relató también que le habían “molestado” las sanciones que impuso Estados Unidos a la construcción del polémico gasoducto Nord Stream 2 y que afectaron a empresas alemanas. Eso “se hace con un país como Irán, pero no con un aliado”, aseguró, y dio las gracias al presidente Joe Biden por poner fin a las sanciones el año pasado. La excanciller repasó también decisiones pasadas sobre Ucrania, como la de no otorgar al país el estatus de país candidato a entrar en la OTAN. Ocurrió en la cumbre de Bucarest de 2008. En aquel momento, relató Merkel, Ucrania no era un país “democráticamente firme” y estaba “dominado por oligarcas”. Facilitar la entrada en la Alianza habría provocado a Putin, añadió, y este habría tomado represalias contra Kiev.

La aparición de Merkel en el teatro Berliner Ensemble forma parte de su plan para un regreso sosegado a la vida pública. La excusa para la charla con el periodista es la publicación del libro Entonces, ¿qué es mi país, publicado el año pasado por la editorial Aufbau. En él se recogen tres de los discursos más destacados de la excanciller: el que ofreció en el Día de la Unidad Alemana en 2021, uno de los últimos; el que pronunció ante la Knesset israelí en 2008, y las declaraciones que hizo en 2015 sobre su decisión de mantener abiertas las fronteras de Alemania ante la crisis migratoria.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

#Merkel reconoce que se pregunta si se podría haber evitado la invasión de Ucrania, aunque no se arrepiente de sus decisiones #noticias #2022

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*